Los detectives de la Policía de Investigaciones de Chile recibieron una llamado telefónico desde una oficina pública de Talcahuano, manifestando la funcionaria tener a su resguardo un ave la cual presentaba complicaciones un su cabeza y alas. En coordinación personal del Sag los oficiales concurrieron al lugar para el salvamento del animal en catalogado en estado de conservación.

El procedimiento de rescate se originó cuando la subcomisario Paola Gutiérrez Eguía de profesión bióloga marina, fue contactada por una funcionaria del Juzgado de Policía Local de Talcahuano, manifestando tener en esas dependencias a un ave con serios daños en su cuerpo, no teniendo autonomía para desplazarse, pudiendo ser blanco de perros de la comuna puerto.
Con ese dato los detectives concurrieron en forma inmediata a la oficina pública en compañía de personal del Sag, corroborando que el cormorán guanay presentaba complicaciones en un ojo y alas, “ante este tipo de lesiones trasladaremos al ejemplar hasta el Centro de Rehabilitación de Fauna Silvestre de la Universidad San Sebastián (USS) para su evaluación y tratamiento, ya que al estar impedido de desplazarse no sobreviviría por muchas horas”, manifestó la oficial policial de la Brigada de Investigación Crimina (Bicrim) de Talcahuano.
Así el ave silvestre fue llevada hasta dependencias del centro veterinario de la USS, donde fue ingresada por el médico veterinario Miguel Ángel Mancilla quien indicó que “da la impresión que pudo haber recibido un impacto de un postón o la posibilidad que otro espécimen lo hubiese picoteado en la zona ocular, estando en riesgo su recuperación”.
Por lo anterior, y dispuesto en el centro de tratamiento veterinario de esa casa de estudios se examinó al pato de mar, sumistrándole analgésicos, desinfectantes y antibióticos a fin de salvar la vida del ave, ya que por tratarse de una especie sensible debe tener cuidados especiales como alimentación por sonda y la entrega de complejos vitamínicos, para así permanecer unos días en observación por los especialistas.
El médico tratante sostuvo que: “este tipo de casos se ve frecuentemente, nos llegan animales con traumas y es gran mayoría atribuibles por acción de la mano del hombre”. Realizando un llamado a la educación ambiental y a la prevención: “es bueno que la gente entienda que estas cosas lamentablemente ocurren y que se pueden prevenir, debemos tener en claro que esta especie no compite con nosotros por ningún recurso, ya que consumen pescados de un tamaño muy pequeño, no siendo competencia, son aves que viven en la costa y no ingresan a la ciudad, salvo excepciones como ocurre durante los temporales”.
Así, los funcionarios de la PDI en conjunto con el Sag, pudieron rescatar al ave catalogada en estado de conservación por el Bird Life International, estando amenazada en el ecosistema.

Fuente: PDI Concepción.

Ave PDI

comments