Producto de la donación de cursos con simuladores de riesgo por parte de una empresa de desarrollo de software, los alumnos de 5° y 6° años de la emblemática escuela participaron en el piloto de preparación ante desastres en materia de Evacuación y Uso de Extintores. “Estamos haciendo algo que no se había hecho nunca. Estamos educando a través del juego” señaló el alcalde de Talcahuano, Henry Campos.

El empleo del Oculus, dispositivo de realidad virtual y aumentada, más el uso de un extintor electrónico que permite interactuar con situaciones de riesgo en ambientes virtuales es uno de los cursos que los alumnos de 5° y 6° años básico de la escuela Santa Clara, en Las Salinas, desarrollaron en el marco de un piloto que el municipio está iniciando a partir de la donación de 140 licencias por parte de la empresa Smartraining, especializada en soluciones mediales en temas de seguridad a través del aprendizaje vivencial.

“Estamos haciendo algo que no se había hecho nunca – señaló el alcalde Henry Campos – Estamos educando a través del juego. Los niños están acostumbrados a estar sentados delante de una Play Station o una tablet o jugando con el celular. Como están acostumbrados a ello, con estas tecnologías 3D, estamos educando a través de juego para manejar las emergencias. Agradecer a la empresa Smartraining por la donación, porque permite a los niños convertirse en agentes de gestión del riesgo”.

Junto con el inicio del piloto, se realizó la firma del convenio Público Privado para la reducción del riesgo, herramienta jurídica de que dispone el municipio para abrir espacios de prevención e investigación en la comuna relacionados con gestión de riesgo.

“El foco de nuestra empresa es poder contextualizar a los niños en entornos seguros – explicó Francisca Mera, gerente comercial de Smartraining – básicamente es una donación de licencias para que los niños puedan practicar. Queremos partir de la raíz, es decir con los niños, practicando la gestión de riesgo”.

Gran recepción entre los niños

Parecidos a los juegos que disfrutan en sus casas, los simuladores acercan a los niños a los contenidos y nociones que se requieren más tarde para manejar extintores de verdad o evacuar correctamente.

“Me enfrenté a cómo vivir si hay un incendio – relató Marisol Carrasco, estudiante de 6° año básico del colegio – tuve que escoger un extintor y evitar que se esparciera el fuego. Es bueno para aprender a evitar los efectos de los desastres y las emergencias”.

El vínculo con este tipo de soluciones virtuales no reemplaza la experiencia real, pero induce de forma entretenida al aprendizaje de conceptos y conductas que más tarde deben seguir siendo entrenadas colectivamente.

Prensa Alcaldía

comments