☛ ¡Ayúdanos a difundir! compártelo con tus amigos, enemigos y familiares ☚

Antártica 1 podrá desarrollar ciencia a nivel mundial, dar soporte logístico a bases nacionales e internacionales y realizar labores de búsqueda y rescate.

La industria naval en Latinoamérica tiene un nuevo protagonista. La Armada de Chile construirá su primer buque rompehielos, Antártica 1. Con una inversión total estimada en US$ 315 millones, el próximo mes de septiembre concluirá el diseño de la ingeniería básica y durante el tercer trimestre del año la empresa Astilleros y Maestranza de la Armada (ASMAR) iniciará la etapa de fabricación en su planta de Talcahuano, ubicada a 505 kilómetros de Santiago.

“Será el primer astillero de América Latina en construir este tipo de unidades, incorporando nueva tecnología y mejores procesos”, dijo a Diálogo Alejandro König, gerente de Construcción Naval de ASMAR Talcahuano. Según el cronograma, el buque polar tendrá una vida útil de 30 años y deberá estar operativo para la temporada de la Campaña Antártica Nacional, de 2022 a 2023.

Antártica 1 será un buque con características modernas que permitirá a Chile proyectar su presencia en el continente blanco, para apoyar el desarrollo de ciencia a nivel mundial, dar soporte logístico a las bases nacionales e internacionales y brindar las capacidades necesarias para cumplir con los requerimientos de labores de búsqueda y rescate. “La ciencia que se realiza en la península antártica seguirá consolidándose”, dijo a Diálogo José Retamales, director del Instituto Antártico Chileno (INACh). “Se podrán realizar estudios de oceanografía física, química y biología, con espacios dedicados para el uso específico de los científicos”, agregó.

Aporte regional

La planta de ASMAR Talcahuano, la misma destruida por el terremoto de febrero de 2010, está remodelada por completo para sacar adelante el mayor desafío de construcción de la Armada chilena. Las capacidades de los procesos productivos de la planta fueron ampliadas y mejoradas, al igual que fue actualizada la capacitación y entrenamiento del personal.

Construir una embarcación de esta envergadura significará un beneficio para la zona donde se ubica ASMAR, ya que más de un tercio del proyecto será realizado con mano de obra local, para generar 480 puestos de trabajo durante los próximos cinco años. Cuando el Antártica 1 esté listo, está previsto a ser la llave que abra el interés internacional para fabricar navíos de esta envergadura y mayores. “El hecho de modernizar nuestras capacidades técnicas y productivas nos mantendrá a la vanguardia en la construcción naval”, finalizó König.

+ INFO


☛ ¡Ayúdanos a difundir! compártelo con tus amigos, enemigos y familiares ☚